Empresas Novedades
San José y los autónomos

San José también era autónomo

Artículo original de José Antonio Ferreira Dapía, sobre San José y los autónomos, publicado el 19 de marzo de 2024.

Ey, ¡Tecnófilos!

En un día como hoy, día de San José y del Padre, imaginemos por un momento a San José, carpintero y figura emblemática de la paternidad, enfrentándose a una realidad muy contemporánea: la burocracia y la fiscalidad del siglo XXI. ¿Se imaginan a San José navegando entre formularios y declaraciones de impuestos mientras intenta terminar ese pedido de mesas para el viernes?

Es casi cómico (o trágico, según se mire) pensar que, si San José viviera hoy, probablemente pasaría tanto tiempo lidiando con papeleos y regulaciones como lijando madera en su taller. En aquel entonces, sus desafíos eran otros, pero ¿quién diría que ser autónomo en la era moderna se asemejaría a una especie de peregrinaje burocrático sin fin?

Entre el laberinto de impuestos y la maraña de obligaciones administrativas, el trabajador autónomo de hoy se encuentra en una constante lucha por mantenerse a flote. Si ya es difícil ser tu propio jefe, imaginemos sumarle el ser contable, asesor fiscal y experto en normativas. Y claro, no podemos olvidar el infaltable encuentro con nuestro querido amigo, Hacienda, que, como una especie de guardián del umbral, siempre está al acecho.

Pensemos: si San José hubiera tenido acceso a las herramientas digitales de hoy, ¿no habría sido todo más sencillo?

Ahora, utilizando un poco nuestro ingenio empresarial y tecnológico, pensemos: si San José hubiera tenido acceso a las herramientas digitales de hoy, ¿no habría sido todo más sencillo? La tecnología, lejos de ser un gasto, es una inversión crucial en este mundo moderno. Nos permite simplificar procesos, automatizar tareas y, en general, hacer más llevadera la carga de ser autónomo.

La lección aquí es clara: si bien no podemos volver al pasado para darle a San José una app de gestión de impuestos, sí podemos mirar hacia el futuro y aprovechar la tecnología para aliviar esos dolores de cabeza burocráticos. Adoptemos la tecnología no solo como una herramienta, sino como un aliado en nuestra lucha diaria contra la maraña administrativa y fiscal.

En el día de hoy, brindemos por todos los trabajadores autónomos, que, al igual que San José, construyen con sus manos (y un montón de papeleo) el mundo de mañana. Y recordemos, entre más tecnologizados estemos, menos sufriremos bajo el yugo de la burocracia.

¡Se me tecnologizan!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.